top of page

HELADO CREMOSO DE MERMELADA DE HIGOS

Los helados son una deliciosa forma de refrescarnos en los calurosos días de verano. También es una deliciosa forma de alimentarnos.

Y sobre todo si este helado ha sido elaborado por ti mismo/a.


Empezamos la época del higo y nuestras higueras ya dieron los primeros, CON los QUE HACEMOS nuestra famosa mermelada de higos verdes.

Por eso os traemos este delicioso helado elaborado a partir de nuestra deliciosa mermelada de higos verdes.


También os dejamos 3 formas diferentes de elaboración, seguro que alguna se adapta a ti.

Ingredientes:

  • 250 gramos de mermelada de higos marca Naturvie.

  • 100 gramos de queso crema (sin lactosa para intolerantes)

  • 400 gramos de nata (sin lactosa para intolerantes)

  • 200 ml. de leche (sin lactosa para intolerantes)

  • 1 cucharadas de miel (opcional, pero evita que se cristalice el helado)

Método tradicional: Ponemos la mermelada en un bol y le agregamos la leche y la cucharada de miel, batimos para incorporar ingredientes, bastará con unas simples varillas metálicas.

Añadimos el queso crema y mezclamos con ayuda de las varillas.


El queso debe estar a temperatura ambiente. Así que sacaremos del frigorífico un rato antes de empezar.

Una vez esté disuelta la mermelada, el queso y la miel en la leche, reservamos la mezcla.

Montamos la nata como tengamos costumbre, yo utilizo batidora de varillas.


Ya sabéis que para que monte bien deben estar, la nata y el recipiente, muy fríos.


En el bol, donde tenemos la mezcla, vamos agregando, poco a poco, la nata. Lo haremos con ayuda de una paleta de silicona o unas varillas metálicas. Lo haremos con suaves movimientos envolventes para evitar que se nos baje la nata.


Una vez esté todo mezclado tapamos el bol con papel film y llevamos al congelador durante una hora.


Pasado ese tiempo lo sacamos y batimos con unas varillas metálicas o un simple tenedor.


Volvemos a llevar al congelador, volvemos a sacar cuando pase otra hora y volvemos a batir.


Haremos este paso un total de tres veces o cuatro veces.


Este paso es importante, puesto que se consigue airear la mezcla y que no se cristalice el helado. Es el paso que conseguimos si utilizamos la heladera.


Una vez hayamos seguido estos pasos lo dejamos en el congelador, hasta el momento de tomar.


Elaboración en Thermomix:


Ponemos en vaso la mermelada, la leche y la miel. Programamos 20 segundos / velocidad 2. (Se trata de mezclar, no de batir.)


Añadimos el queso crema y volvemos a mezclar 20 segundos / velocidad 2.


El queso debe estar a temperatura ambiente. Así que sacaremos del frigorífico un rato antes de empezar.


Sacamos la mezcla del vaso, llevamos a un bol grande y reservamos. Lavamos el vaso.


Montad la nata como tengáis costumbre.


Ya sabéis que la nata debe tener un mínimo de 35% de materia grasa.


El vaso y la nata deben estar bien fríos, recomiendo meter el vaso en el frigorífico o congelador durante unos minutos.


Se recomienda poner la mariposa en el vaso y verter la nata en él.

Programando velocidad 3 y medio /sin tiempo.


En mi caso estoy pendiente y cuando cambia el sonido es señal de que está lista.


Miramos por el bocal y vemos si es la consistencia deseada.


En el bol donde tenemos la mezcla de mermelada y el queso crema, vamos agregando, poco a poco, la nata.


Lo haremos con ayuda de una paleta de silicona o con unas varillas metálicas, y con suaves movimiento envolvente para evitar que se nos baje la nata.


Una vez esté todo mezclado tapamos el bol con papel film y llevamos al congelador durante una hora.


Pasado ese tiempo lo sacamos y batimos con unas varillas metálicas o un simple tenedor.


Volvemos a llevar al congelador, volvemos a sacar cuando pase otra hora y volvemos a batir.


Haremos este paso un total de tres o cuatro veces.


Este paso es importante puesto que se consigue airear la mezcla y que no se cristalice el helado. Es el paso que conseguimos si utilizamos la heladera.


Una vez hayamos seguido estos pasos lo dejamos en el congelador, hasta el momento de tomar.


Si utilizamos heladera:


Una vez hayamos seguido los pasos anteriores (tanto en forma tradicional como en Thermomix) y tengamos lista la mezcla, tapamos el bol con papel film y llevamos al frigorífico durante cuatro horas.


Transcurrido este tiempo, sacamos y seguimos las instrucciones del fabricante de nuestra heladera.


Ponemos la heladera en marcha y vertemos la mezcla en la cubeta, por el bocal, un periodo de 30/40 minutos.


El sonido de la máquina te dirá cuándo está listo.


Recomiendo no forzar mucho la máquina porque las palas, que son de plástico, podrían romperse. Es preferible sacar un poco antes que arriesgarnos a que se rompa.


Una vez transcurrido este tiempo, el helado estará listo para tomar… o bien llevamos al congelador hasta la hora de tomarlo.


Esperamos que disfrutes de esta deliciosa receta en estos calurosos días de verano y que no dudéis en compartir con nosotros vuestros resultados a través de nuestro Instagram

@naturviegourmet.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page